• 300 gramos de queso crema
  • 3 huevos medianos
  • 1 yogur natural (130 gramos)*
  • 1 medida de harina (80 gramos)
  • 1 medida de azúcar (110 gramos)
  • 1 medida de nata (130 gramos)
  • 1 medida de leche (130 gramos)
  • 75 gramos de mantequilla
  • 15 galletas tipo digestive
  • 1 cucharada de agua
  • Mermelada (opcional)
  • * La medida es la del yogur
 

Hoy toca un clásico, tarta de queso. Ante las numerosas peticiones para que la tarta de queso se conviertira en uno de nuestros próximos postres fáciles, nos hemos puesto manos a la obra y aquí está el resultado.

Recetas de tarta de queso hay muchas, pero básicamente se engloban en dos: las que se hacen al horno y las que se preparan con gelatina y sin horno. En Postres Fáciles nos hemos decidido por una receta de tarta de queso al horno, con base de galleta y cobertura de mermelada. Se puede hacer sin la base de galleta y sin la cobertura de mermelada, pero para nuestro gusto ambas cosas le aportan un plus a la receta y la convierten en una combinación irresistible.

Es una receta muy fácil de preparar, aunque lleva algo de tiempo ya que el horneado es largo.

Elaboración de la receta de tarta de queso

Para la base:

  • Trituramos o machacamos las galletas para deshacerlas completamente.
  • Mezclamos las migas de galleta con la mantequilla previamente derretida y con una cucharada de agua y mezclamos bien.
  • Volcamos la mezcla resultante en el molde donde hornearemos la tarta, que previamente habremos cubierto con papel sulfurizado para luego poder desmoldarla sin problemas.
  • Aplastamos bien la masa de galleta sobre le fondo del molde hasta que quede bien compactado.
  • Metemos en la nevera para que se enfríe y se endurezca la base.

Para la tarta:

  • Mezclamos la nata, la leche y el yogur y lo batimos bien.
  • Añadimos el queso crema y lo movemos hasta integrarlo.
  • Mezclamos los huevos con el azúcar y añadimos los lácteos que habíamos estado trabajando en otro bol.
  • Lo batimos con la batidora para que quede bien integrado todo y añadimos la harina.
  • Volvemos a mezclar todo bien para que no queden grumos.
  • Volcamos la mezcla en el molde que estaba en la nevera.
  • Metemos al horno que previamente debía estar precalentado a 180 grados y horneamos durante 35-45 minutos, o hasta que metiendo un palillo este salga limpio. El tiempo varía en función del horno, del tamaño del molde, etc… Así que hay que estar pendiente.
  • Al sacarlo del horno hay que dejarlo enfriar a temperatura ambiente. Después se desmolda, se cubre con la mermelada y se mete a la nevera a acabar de enfriarse.

 Consideraciones adicionales de postres fáciles

  • Nosotros hemos usado harina de maíz, aunque se puede usar de trigo perfectamente.
  • Para consumirla es recomendable sacarla media o una hora antes de la nevera.
  • La mermelada es opcional pero creemos que le aporta un punto ácido que contrasta muy bien con el resto de la tarta.
  • La tarta de queso que hemos hecho es sin lactosa, ya que tanto la leche, como la mantequilla, el yogur, el queso y la nata eran sin lactosa. La leche sin lactosa es muy fácil de encontrar. El resto puede ser algo más complicado, sin embargo, es posible.

Utensilios que pueden ayudar para preparar esta receta