Roscón de Reyes

Roscón de Reyes casero

 

Seguro que todos los años en enero compras el típico Roscón de Reyes. Un delicioso dulce por el que se puede pagar tranquilamente más de 20€. Y quizá por eso, porque no es muy barato que digamos, puede que nos parezca que debe ser muy difícil de hacer. La realidad es que es más laborioso que difícil, pues para que te salga un buen roscón necesitas dejarle tiempo para que la levadura actúe y suba adecuadamente. Pero si el tiempo no es problema para ti, quizá te animes y quieras probar a preparar tu propio Roscón de Reyes casero. Postres Fáciles te enseña cómo.

La mayor dificultad es que la masa es muy, pero que muy pegajosa, por lo que resulta incómoda de trabajar. Pero resulta tan gratificante sacar tu roscón del horno y comprobar que está tan bueno o más que los que puedas comprar, que merece la pena animarse y meter las manos en la masa.

Tiempo: 3 horas de preparación – 20 minutos de horneado
Raciones: 12 – 18 raciones

Ingredientes para el roscón de reyes

PARA LA MASA
  • 400 gr. harina
  • 150 ml. leche entera
  • 120 gr. azúcar
  • 100 gr. mantequilla
  • 3 huevos medianos
  • Ralladura de naranja
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 25 gr. de levadura fresca
  • Una pizca de sal
PARA DECORAR
  • Azúcar al gusto
  • Agua
  • Fruta escarchada (opcional)
  • Almendra laminada (opcional)

Elaboración del roscón de reyes casero

  • Para empezar hay que disolver la levadura fresca con la leche tibia.
  • Mientras la levadura se va activando se pone en un bol la harina tamizada junto con el azúcar, la pizca de sal y la ralladura de naranja.
  • Se remueve un poco para que mezclen los ingredientes y se hace un hueco en medio donde se vuelca la leche con la levadura.
  • Entonces es el momento de ir mezclando suavemente desde el centro, incorporando poco a poco harina desde los bordes.
  • Poco a poco se va formando una masa espesa. Antes de integrar toda la harina se vuelca en el bol la mantequilla semiderretida, los huevos y el agua de azahar.
  • Se sigue mezclando desde el centro incorporando la harina de los bordes hasta que estén todos los ingredientes bien integrados. La masa quedará bastante pegajosa.
  • A continuación hay que enharinar bien las manos y la superficie de trabajo. Se vuelca la masa y se va amasando añadiendo algo de harina para que se trabaje más fácilmente. Eso sí, hay que intentar no utilizar demasiada harina, puesto que cuanto más harina coja la masa menos esponjoso quedará.
  • Una vez lista la masa, se pone en otro bol ligeramente enharinado, se tapa y se deja levar hasta que aumente bastante de tamaño.
  • Cuando haya crecido se aprieta un poco la masa para que expulse el aire, se hace una bola, se pone sobre un papel para horno y se hace un agujero en el centro. Poco a poco se va estirando hacia fuera la masa agrandando el agujero y dándole la forma de roscón.
  • Entonces es el momento del segundo levado. Se vuelve a dejar otra vez que repose hasta que la levadura vuelva a actuar y el roscón vuelva a crecer.
  • Cuando haya crecido por segunda vez, se pinta con huevo para que caja color cuando se hornee.
  • Después se humedece ligeramente el azúcar que queramos ponerle al roscón y se va repartiendo por la superficie.
  • Se le añade la fruta escarchada o las almendras laminadas o cualquier otra cosa que se quiera utilizar como decoración.
  •  Y finalmente se mete en el horno previamente precalentado a 160 grados. Se hornea a media altura durante 20 minutos o hasta que la superficie del roscón haya cogido color.

Consideraciones adicionales de postres fáciles

  • Se puede cambiar los 25 gramos de levadura fresca por 10 gramos de levadura seca.
  • Se puede cambiar las dos cucharadas de agua de azahar por 3 ó 4 gotas de esencia de azahar disueltas en la leche.
  • Durante el proceso de amasado se tiende a poner mucha harina para que sea más fácil de trabajar, pero hay que intentar no abusar, puesto que cuanto más harina lleve la masa menos esponjosa quedará.
  • La decoración clásica lleva fruta escarchada y almendra, pero se puede variar al gusto.
  • Se puede partir por la mitad y rellenarlo con nata, trufa, o cremas de otros sabores. Antes de partirlo el roscón tiene que estar frío.
  • Si se quiere meter una sorpresa hay que meterla en algún plástico especial que resista el calor del horno y se mete por debajo una vez que se ha dado forma al roscón.
  • Se puede congelar la masa.

Utensilios que pueden ayudar para preparar roscón de reyes casero


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.