• 200 gr. de nata
  • 200 gr. de chocolate
  • 50 gr. de mantequilla
  • Un chorrito de licor (opcional)
  • Cacao en polvo
  • Virutas de chocolate (opcional)
 

A quién no le apetecería una pequeña y deliciosa trufa de chocolate para rematar una buena comida. Poca gente se puede resistir a un postre tan delicioso como una trufa que, además, al ser pequeño, se toma con menos remordimiento. Pues Postres Fáciles muestra hoy como hacer trufas caseras. Un postre que, como todos los que presentamos, no reviste mucha dificultad.

Las trufas que os presentamos se hacen con sólo tres ingredientes básicos (nata, chocolate y mantequilla) y alguno más para realzar el sabor (licor) o para decorar (cacao en polvo o fideos de chocolate). Nosotros preparamos la mitad con licor y la otra mitad sin licor, para que las pudieran tomar tanto los niños como los adultos.

Elaboración de las trufas de chocolate

  • Calentar la nata en en una cacerola hasta que comience a hervir.
  • Retirar del fuego y añadir la mantequilla, que se derretirá enseguida.
  • Añadir el chocolate y remover hasta que se funda. Mezclar bien todo.
  • A continuación, se le añade el licor si se desea.
  • Se vuelca la mezcla a una fuente amplia pero poco profunda, para que tarde menos en endurecerse en la nevera.
  • Después de dos o tres horas en la nevera ya debería estar lo suficientemente dura la mezcla para trabajarla y darle forma a las trufas.
  • Se cojen trozos de la mezcla y se le da forma redonda utilizando bien dos cucharas (si se tiene la suficiente maña) o bien las manos (que a los niños les encanta).
  • Cuando ya están hechas las bolas se rebozan bien en cacao en polvo o en fideos de chocolate, y ya estarían listas. Aunque se pueden volver a meter otro rato a la nevera para que se vuelvan a enfriar, ya que despues de haber sido manipuladas y llevar un rato fuera se habrán calentado.

Consideraciones adicionales de postres fáciles

  • Es conveniente tener las manos frías si se van a trabajar las trufas con las manos. Para ello se puede tener al lado un bol con agua fría.
  • Si se quiere hacer la mitad con licor y la mitad sin, cuando ya estén la nata, la mantequilla y el chocolate bien mezclados se retira a una fuente la mitad de la mezcla y se añade el licor al resto. Luego esta otra parte de la mezcla ya con licor se vuelca a otra fuente distinta.